Sueños húmedos NO rompen el ayuno

9c787471a7a3fc0f4f01bfba9dc1ebd2Sheij Muhammad ibn Salih al ‘Uzaimin:

Los sueños húmedos no rompen el ayuno dado que ellos no son premeditados, la pluma ha sido levantada para quien duerme.”

Fatâwâ Arkân il-Islâm, pág. 480

NOTA:

La evidencia del Sheij, que Allah se apiade de su alma, es el siguiente hadiz:

Fue narrado de ‘Ali que el Mensajero de Allah ﷺ dijo:

“La Pluma ha sido levantada de tres personas: Del que duerme hasta que se despierta, del niño hasta que alcanza la pubertad, y del demente hasta que recupera el juicio”.

Narrado por al-Tirmidhi, 1343; Ibn Maayah, 3032; al-Nasaa’i, 3378.

Un hadiz similar también fue narrado de ‘Aa’ishah en los cuatro libros de Sunan, además de al-Tirmidhi.

Este hadiz fue clasificado como hasan por al-Tirmidhi, y por al-Nawawi en Sharh Muslim, 8/14.

Surah: al Ijlas

al-ijlas

La luz del Qur’ân | The Light of The Qur’ân

Explicación de Surah al Ijlas resumen de una síntesis de comentarios clásicos del Qurân: Ibn al Qayîm, at Tabarî, Ibn Taimiyah, al Qurtubî, Sa’dî, Shawkani, Sama’ânî, Ibn Kazir y otros.

Se irá actualizando cada Jueves Domingo poco a poco in shâ Al-láh

Para Ibn Mas’ûd, Ibn ‘Abbâs, al Hasan, ‘Atâ. ‘Ikrimah y Yâbir, esta surah es Makkî [revelada en Mecca]. En otro punto de vista de ibn ‘Abbâs, asi como el de Qatâdah y Dahhâk es que es Madanî (Abû Hayyân Al Qurtubî).

El capítulo consta de once palabras y cuarenta y siete letras.

Râzî y Fayrozabâdî registran un total de veinte títulos para este capítulo tales como: al tawhîd, al tajrîd, al tafrîd, al ijlâs, al nayâh, al wilâyah, al sanad, al asâs y nûr al Qur’ân.

Ahmad copiló bajo la autoridad de Ubay bin Ka’b, que los politeístas preguntaron al Profeta ﷺ, “Muhammad, dinos el linaje tu Señor,” tras lo cual Al-láh reveló Di: Él es Allah, Uno, el Único! Allah es el Absoluto y Sustentador de todos, no engendró, ni ha sido engendrado. No hay nada ni nadie que se Le parezca. (Ahmad #21219 y Tirmidî #3364. Fue considerado sahih por Hâkim #3987 con el acuerdo de Dhahabî, y hasan por Albânî).

Bujârî copila bajo la autoridad de ‘Amrah bint ‘Abdu’l Rahmân, una mujer que solía quedarse en el apartamento de A’isha, la esposa del Profeta ﷺ, que ‘Aisha mencionó: “El profeta ﷺ envió a un hombre como el comandante de una expedición de guerra quien lideraba a sus compañeros en la oración. Completaba su recitación recitando, “Di: Él es Allah, Uno, el Único”. Cuando retornaron mencionaron esto al profeta ﷺ quien dijo, “Pregúntenle por que lo hacia”. Ellos le preguntaron y él respondió, “Contiene la descripción del más Misericordioso y amo recitarla”. Entonces el profeta ﷺ dijo, “Infórmenle que Al-láh, el Altísimo, lo ama también”. (Bujârî #7375)

Bujârî copiló bajo la autoridad de Abû Sa’îd, que un hombre escuchó a alguien recitando: “Di: Él es Allah, Uno, el Único” repitiéndolo una y otra vez. Cuando la mañana llegó, el hombre fue hacia el profeta ﷺ y se lo mencionó, hablando de una forma como si el acto fuese insignificante. El profeta ﷺ dijo, “Por Aquel en cuyas manos está mi alma, es equivalente a un tercio del Qur’ân”. (Bujârî #5013-6643-7374)

Mâlik recoge que Abû Hurairah dijo, “Fuí con el profeta ﷺ y él escuchó a una persona recitando, “Dí: Él es Allah, Uno, el Único” y dijo, “es obligatorio”. Le pregunté que es obligatorio, respondió, “El Paraíso”. (Mâlik, vol.1, pág. 176, Tirmidî #2899 quien dijo que era hasan sahîh gharîb. Fue considerado sahîh por Albânî, Sahîh Tirmidî).

Al Hasan dijo, “Este capítulo es puro, menciona todo lo relacionado a este mundo o el próximo”.

qulhuwa

“Dí” con certeza, fe inquebrantable y firme entendimiento que “Él es Al-láh, Uno, el Único,” absoluta unicidad es algo particular a Él. Él es Uno, el único Dios. No está sujeto a pluralidad ni hay más que un solo Dios. Como tal, el verso rechaza la doctrina de la trinidad, la doctrina de los dualistas quienes creen en el dios de la luz y la oscuridad, la doctrina de aquellos que creen en la adivinación a través de las estrellas y zonas celestiales, y politeístas en general (Sa’dî). También es singular en Su perfección, es singular en poseer los mas bellos nombres y perfectos y elevados atributos, y Es singular en Sus puras acciones. No hay nada comparado a Él o como Él. (Râzî, Baqâ’i).

En este verso Al-láh ha anunciado Su tawhid [el adorarlo solo a Él, el dirigirse solo a Él] y ha ordenado al receptor de proclamarlo. Por consiguiente, cuando el siervo dice, “Di: Él es Allah, Uno, el Único,” ha singularizado a Al-láh de la misma forma en que Él se ha singularizado. Él ﷺ fue ordenado a decir la palabra, “Dí” para actualizar esta realidad, y destacar que su única tarea era transmitir; él comunicaba exactamente todo lo que le era relatado.” (Ibn al Qayim, Badâ’i al Fawâ’id vol.2, pág. 659).

AGREGACIÓN DEL 19 de Yamadil awal | 20 de Marzo

Ibn al Qaîm menciona mientras explica sobre las mu’awwidhatayn,

Si entonces se pregunta: ¿Porqué es la orden (en estos capítulos) implementada al recitar la orden y lo comandado? Es sabido que cuando uno comanda, “Di: Al hamdulillaah. Di: Allâhu akbar. Di: SubhanAllâh” la persona comandada responde diciendo, “Al hamdulillaah, allâhu akbar y subhanAllâh” sin repetir la palabra, “Di”. Mas en estos capítulos uno los recita diciendo,

قُلْ أَعُوذُ بِرَبِّ الْفَلَقِ 

“Di: Me refugio en el Señor de la alborada.” (Al Falaq (113): 1)

 

قُلْ أَعُوذُ بِرَبِّ النَّاسِ 

“Di: Me refugio en el Señor de los humanos.” (Al Naas (114): 1)

 

Esta es la misma pregunta que Ubay Ibn Ka’b preguntó al mensajero de Al-láh ﷺ. Bujârî registra que Zirr ibn Hubaysh dijo, “Inquirí a Ubay ibn Ka’b sobre al mu’awwidhatayn y dijo, “Pregunté al mensajero de Al-láh ﷺ sobre ello y respondió, “Es así como se me dijo, y recité (la palabra): “Di”, así que recitamos del modo en el cual el mensajero de Al-láh ﷺ recitó. (Bujârî #4976-4977).

La razón es que la tarea del Profeta ﷺ era transmitir el Qur’ân como fue revelado por Al-láh y no tiene nada que decir en cuanto a su contenido o recitación.

Así cuando Al-láh dice: “Di: Me refugio en el Señor de la alborada,” la orden de transmitir de una forma completa demanda que el mensajero de Al-lâh ﷺ diga, “Di: Me refugio en el Señor de la alborada”.

Esto es el significado de sus palabras, “Es así como se me dijo…” es decir, no digo esto por mi mismo sino que digo lo que se me dijo porque yo solo transmito las palabras de mi Señor como Él me las ha revelado.

Que la abundante bendición y paz sean sobre el porque con certeza transmitió el mensaje, cabalmente cumplió su deber y confianza y expreso como se le dijo. Solo este hecho nos basta contra la desviación de los Yahmiyah, los Mu’tazila y sus hermanos que dicen, “Es Qur’an en árabe cuyo estilo y fraseología fue concebido por el Profeta ﷺ .” El hadiz citado aquí claramente repudia sus posturas y explícitamente afirma que el Profeta ﷺ transmitió el Qur’ân exactamente como le fue revelado a tal punto que cuando se le dijo, “Di” el transmitió esta palabra también. La tarea del mensajero es solo la de transmitir”. (Badâ’i al Fawâ’id, vol. 2, paga 706-707. cf. Ibn Rayab)

El propósito del mensaje es llamar a la humanidad hacia Al-láh, para alcanzar esto uno debe saber hacia que esta siendo invitado y hacia que llama, como tal una forma de claridad es esencial. Al iniciar la sûrah con “Di,” señala el deber del mensajero de transmitir este mensaje, provee la definición para él, lo libra de aquellos que le acusaron de falsedad o locura al señalar que él esta simplemente pasando lo que le ha llegado, y apunta al hecho que el intelecto en sí mismo no puede conocer a su Señor como es requerido. (Baqâ’î)

El primer receptor de “Di” es el Profeta ﷺ, y luego todos los que lo leen y pueden pasar el mensaje, por esta razón hacia que va dirigido no se ha mencionado para así generalizarlo. Como tal, la alocución prueba la universalidad del mensaje y que no esta solo restringido a los árabes o un pueblo en particular o una tribu exclusiva. (Baqâ’î)

Generalizando a los receptores también demuestra que la declaración que esta siendo comandada a proclamarse es clara y entendible para todos. (Baqâ’î)

El pronombre personal, huwa, su significado no es evidente por sí mismo. Aquí actúa como el damîr al sha’n, el cual se usa para ejercer importancia de la información que continuará y capturar la atención de los lectores.

Al comerzar con este pronombre personal, se resalta que la esencia o naturaleza de Al-láh no se puede concebir, es ghayb, y que Él es la existencia necesaria. (Baqâ’î) También resalta que Su existencia es conocida y aceptada por todos y que cada persona puede pensar en Él. (Abû Sau’ûd)

Sacrificar por un logro alcanzado

Sheij Ibn ‘Uzaimîn (que Al-láh tenga misericordia de él) se le preguntó:

Si a uno de mis niños le va bien en la escuela, ¿me es permitido sacrificar para celebrar su logro y agradecer a Al-láh?

Respondió:

No hay nada de malo en hacer una comida (walîmah) si los niños o uno de ellos alcanza un triunfo, e invitar a los seres queridos y a los amigos del niño para celebrar la bendición de Al-láh y alentar de esta forma al niño.

~ Liqâ’ât al-bâb il-maftûh #161, pregunta #1.

________________

Shaykh Ibn ‘Uthaymeen -rahimahullah- was asked:

If one of my children does well in school, is it permissible for me to offer a sacrifice to celebrate his success, and to give thanks to Allaah?

He replied:

There is nothing wrong with making food (waleemah) if the children or one of them succeeds, and inviting one’s loved ones and his child’s friends, to celebrate Allaah’s blessing and to encourage the child.

~ Liqaa’aat al-Baab il-Maftooh #161, question # 1.

¿Escuchó sobre el hombre que golpeó la cabeza de Ibn Bâz?

a68ab8a30145f71c1ad0547aa57cdf64Y Sheij ’Ali al ’Imrân, que Al-láh le conceda el éxito en todo lo que sea bueno, me relató (lo siguiente), mencionando que Sheij Saî’d ibn ’Ayâsh al Ghâmidi, el juez presidente de la corte suprema en Jamis Mushait, hoy retirado, mencionó:

Solía ser el notario del Sheij ’Abdul ’Aziz [Ibn Bâz] en Al Dulam y el Sheij nunca partía sin atender el último caso, y esto siempre nos retrasaba.

Una vez,  habíamos cerrado todos los registros y deseábamos partir pero llegó un beduino y entonces el Sheij dijo: “Debemos sentarnos y escuchar lo que quiere”.

A lo que dije, “Oh Sheij, el turno ha terminado”.

Entonces dijo: “Oiremos al hombre”.

Y dije, “Pero son las tres en punto”.

Respondió: “Escucharemos lo que desea, quizás viene desde muy lejos”.

 

Así que me moleste muchísimo y golpeé con el registro la cabeza del Sheij y huí.

Después de unos días, regresé con el Sheij y me disculpe y  él aceptó mis disculpas como si nada hubiese pasado. Luego busqué conocimiento y estudié hasta convertirme en un juez y luego ser el juez supremo de la corte de Jamis Mushait.

Aprendí muchas cosas del Sheij, como la paciencia con la gente cuyos casos eran presentados y soportar sus daños.

Una vez, una persona llegó después del turno del día y el notario había cerrado el registro, así que le pedí de abrirlo y escuchar lo que el hombre tenía que decir, entonces se enojó y dijo, “El turno ha terminado”. Le dije, ” Escucharemos al hombre, quizás ha venido desde muy lejos”.

Antes de darme cuenta, sentí que el notario me golpeo con el registro – y entonces recordé lo que había hecho al Sheij, que Al-láh tenga misericordia de él, (cuando era un notario)- y luego el hombre huyó de la corte.

Después de unos días, mande a buscarlo y encargué al mensajero que le haga presente que lo había perdonado.

 

Al-Yâmi li-Ahkâm al-Hayy wal-’Umrah, págs. 277-278.

Tomado de Gifts of Knowledge