Rezar sobre una alfombra que contiene la imagen de la Ka’ba

20140411-090448.jpg

Vemos que algunos de las alfombras sobre las que rezamos contienen en ellas imagenes de la Ka’ba y masyid an-Nabawi (mezquita del Profeta ﷺ ), ¿Cuál es el veredicto de rezar sobre estas alfombras?

Respuesta

Sobre estas alfombras no se debe rezar. Pararse sobre la Ka’ba y tenerla debajo de sus pies es una forma de denigración. No es permitido poner imágenes de la Ka’ba sobre las alfombras y no debemos comprarlas. (Otra razón tambien es) porque si esta delante de ella será una distraccion, y si esta debajo de sus pies entonces se considera denigración. Así para estar del lado a salvo el creyente no debería usar estas alfombras.

~Sheij AbdulAziz Ibn Bâz, rahimahullaah.
Traducido del arabe al ingles por Rashîd ibn Estes Barbî
Http:/mtws.posthaven.com/praying-on-rug-which-contains-a-picture-of-the-kaba-on-it

Anuncios

¿Escuchó sobre el hombre que golpeó la cabeza de Ibn Bâz?

a68ab8a30145f71c1ad0547aa57cdf64Y Sheij ’Ali al ’Imrân, que Al-láh le conceda el éxito en todo lo que sea bueno, me relató (lo siguiente), mencionando que Sheij Saî’d ibn ’Ayâsh al Ghâmidi, el juez presidente de la corte suprema en Jamis Mushait, hoy retirado, mencionó:

Solía ser el notario del Sheij ’Abdul ’Aziz [Ibn Bâz] en Al Dulam y el Sheij nunca partía sin atender el último caso, y esto siempre nos retrasaba.

Una vez,  habíamos cerrado todos los registros y deseábamos partir pero llegó un beduino y entonces el Sheij dijo: “Debemos sentarnos y escuchar lo que quiere”.

A lo que dije, “Oh Sheij, el turno ha terminado”.

Entonces dijo: “Oiremos al hombre”.

Y dije, “Pero son las tres en punto”.

Respondió: “Escucharemos lo que desea, quizás viene desde muy lejos”.

 

Así que me moleste muchísimo y golpeé con el registro la cabeza del Sheij y huí.

Después de unos días, regresé con el Sheij y me disculpe y  él aceptó mis disculpas como si nada hubiese pasado. Luego busqué conocimiento y estudié hasta convertirme en un juez y luego ser el juez supremo de la corte de Jamis Mushait.

Aprendí muchas cosas del Sheij, como la paciencia con la gente cuyos casos eran presentados y soportar sus daños.

Una vez, una persona llegó después del turno del día y el notario había cerrado el registro, así que le pedí de abrirlo y escuchar lo que el hombre tenía que decir, entonces se enojó y dijo, “El turno ha terminado”. Le dije, ” Escucharemos al hombre, quizás ha venido desde muy lejos”.

Antes de darme cuenta, sentí que el notario me golpeo con el registro – y entonces recordé lo que había hecho al Sheij, que Al-láh tenga misericordia de él, (cuando era un notario)- y luego el hombre huyó de la corte.

Después de unos días, mande a buscarlo y encargué al mensajero que le haga presente que lo había perdonado.

 

Al-Yâmi li-Ahkâm al-Hayy wal-’Umrah, págs. 277-278.

Tomado de Gifts of Knowledge