¿Cómo determinar tus propias faltas?

  1. Consultar o estudiar bajo un erudito quien sea agraciado con la perspicacia en detectar la deficiencia en el carácter. Él te guiará hacia tus faltas y los medios para tratarlos. Gente como este erudito, en nuestra época, es excepcional y un bien muy apreciado. Así pues, quien sea bendecido con encontrar dicha persona, ha hecho un descubrimiento y debe asir y saborear esta oportunidad de oro al máximo y nunca dejarlo ir.
  2. Buscar profundo por un amigo veraz, perspicaz y devoto quien sea como su espejo que sinceramente y honestamente exponga sus faltas. Umar ibn al Jattab solía decir,
“Que Al-láh tenga misericordia de la persona que guía a las personas hacia sus faltas.” También Umar ávidamente consultaba a Hudhaifah (que Al-láh este complacido con ambos) ¿si se encontraba entre uno de los hipócritas o no?

La razón es que, cuando la persona es cada vez más consiente de reformar su carácter tiende a acusarse a sí mismo de deficiencia. Sin embargo es muy escaso hallar tales amigos con dichas cualidades en estos tiempos; se ha hecho tan extraño encontrar un amigo que sea honesto y no guarde envidia hacia ti.

Los Salaf solían amaban a quien les señalase sus faltas mientras que nosotros tendemos a sentir adversion  contra quien nos guié hacia nuestras faltas. Tal actitud es prueba de la debilidad de la fe de la persona.

3. Conocer tus propias faltas a través de tus enemigos ya que exponen tus faltas por odio. El beneficio adquirido de un enemigo quien senale mis faltas es mayor a un falso amigo que enmascara tus faltas.

4. Involucrarse con la gente y abandonar cualquier carácter inicuo que posean.

“La noble conducta” escrito por Sheij Muhammad Sa’id Raslan, pag. 41-42.

Traducido del árabe – ingles por: Abdullah Ibrahim Omran al Misri.

Insight audio

Anuncios